|Textos Generales| |Reflexiones|





Nota aclaratoria del autor:

Este texto, así como todos los textos de nuestra página Web han sido publicados principalmente para el estudio y reflexión de los alumnos de Dojo Sanchin. Con estos también se busca dejar el testimonio de nuestra práctica, transmitiendo la historia y conocimientos como nos fueron enseñados en sus orígenes y compartiendo fraternalmente con las personas de buena voluntad nuestras experiencias en el camino. Quedan así disponibles para los buscadores de estos temas, con nuestro respeto para todos.

Álvaro Rodrigo Bustamante Escayol
Profesor de Dojo Sanchin. Kenshin Karate-Do
Santiago de Chile, Octubre 2011


 

KARATE-DO Y ZEN - KARATE-DO DE TRADICIÓN PURA.

Índice:

• “DO” SIGNIFICA CAMINO.
• EL CAMINO DEL GUERRERO.
• KUMITE, COMBATE LIBRE TRADICIONAL.
• EL VERDADERO ENEMIGO.
• DEL CONFLICTO A LA PAZ.
• KATA TRADICIONAL.
• RETORNO AL ORIGEN.


DO SIGNIFICA CAMINO

(Do)

"Kara” significa “Vacío”, “Te” es “Mano” y “Do" significa “Camino" Karate-Do es el “Camino de la mano vacía”.


Desde mis inicios como cinturón blanco por allá por los años 70, tuve la buena fortuna de tener muy buenos profesores, responsables y estudiosos de las enseñanzas tradicionales. Ellos siempre nos hicieron ver la importancia y relación que hay entre el Zen y la práctica de un Karate Tradicional. Nos decían... "Karate-Do es Zen en movimiento" y para mi, esta obvia unicidad de Zen y Karate-Do continua hasta el día de hoy.

Recuerdo como en esos días era muy común escuchar y reflexionar acerca de cuentos Zen y su relación con la práctica de Karate-Do. También era (y es) muy frecuente practicar en clases meditación Zen, conocer la dedicación de los monjes y la sabiduría de sus maestros. Por otra parte, también los grandes maestros Zen como el mismo Deshimaru Sensei (considerado por muchos como el Buda de occidente), hicieron siempre fuerte hincapié en esta estrecha ligazón, dejando incluso históricos escritos directos.

De la misma manera, el verdadero propósito de este Arte Marcial quedo poéticamente expresado cuando a principios del siglo XX algunos maestros de este arte marcial, llamado entonces “Tote”, o “Kara-Te” (Mano China), o simplemente “Te” (Mano), cambiaron el ideograma (Kanji) con que se escribía “Kara” de Kara-Te como “Mano China” a “Kara” de Kara- Te como “Mano Vacía”. Algunos años después además estamparon la silaba "DO" (Camino) dando como resultado el nombre actual de Karate-Do. Ambas expresiones, Kara y Do (vacío y camino) son conceptos muy propios y profundos del Budismo Zen. En mi opinión, se dejó con esto para siempre, especialmente para los practicantes del futuro, (es decir nosotros) la afirmación de que Karate-Do es un “CAMINO”, un arte guerrero de la “vacuidad Zen”.

Un camino o Vía Zen es un sendero, un “DO”, una práctica para la iluminación o el "despertar" del Ser Humano. Karate-Do entonces, como todo “Do”, al ser un camino Zen va muchísimo más allá que el simple propósito de la práctica de un deporte o de una escuela para formar peleadores.

De esta forma, para siempre y en nuestro beneficio podemos encontrar en el nombre de nuestro arte marcial el recordatorio, la guía al origen y propósito espiritual del Karate-Do.

...

EL CAMINO DEL GUERRERO

El miedo es un sentimiento natural en todo hombre despierto,
pero debe ser dominado, esto es coraje.
Sensei Seiichi Akamine


La expresión “camino del guerrero” muy usada en nuestros días nace en las Artes Marciales japonesas ligadas a los guerreros samurái, sin embargo cuando estas artes de técnicas de luchas (jutsu) pensadas para la guerra y la muerte fueron imbuidas y espiritualizadas por la Tradición Zen, dejaron de ser solamente Jutsu (técnicas) y se transformaron en Do (Camino). Así, en Dojo Sanchin entendemos que el Camino del guerrero es hoy un camino interior y espiritual.

Creemos que el camino del guerrero es el de hacerse un guerrero para, sobreponiéndose al miedo ancestral, trascender al “yo” (ego) realizando así al Ser (despertar), al tiempo que mejoramos como persona en beneficio de todos los seres.

Así, en Dojo Sanchin el camino del guerrero es un camino que cultiva la pureza interior, el coraje, la dignidad, la compasión y se recorre librando batallas "internas", no externas contra otras personas. Por esto, el camino del guerrero o “Do” es una vía, un sendero que a mi entender no puede ser comprendido ni transformado en una competencia o un deporte, sencillamente no podría serlo. En el “Do” la práctica del desapego y la espiritualidad hace desvanecerse instantáneamente el interés y esfuerzo por “ganar y no perder”. El Do es humildad pura, es concentración sin búsqueda de mérito, provecho personal ni rechazo.

En Dojo Sanchin también entendemos que el camino del guerrero tampoco busca transformar a una persona en un buen peleador para vencer a otros o sentirse más poderoso que los demás ya que en realidad, en esencia no hay ningún ser a quien vencer mas que a uno mismo. Desde nuestros inicios, siempre aprendimos de nuestros profesores que en el verdadero Karate-Do, tal como enseña el Zen muchas veces "ganar es perder, perder es ganar". Las enseñanzas Zen nos hablan por sí mismas: "Estudiar la Vía del despertar es estudiarse a uno mismo. Estudiarse a uno mismo es olvidarse de uno mismo (yo). Olvidarse de uno mismo (yo) es ser testimoniado por todo el Universo". "Mushutoku, aquí y ahora, sin espíritu de provecho ni rechazo". (Shobogenzo. Año 1231 - Maestro Dogen)

Al respecto del crecimiento espiritual el maestro Akamine decía...

"Generosidad y desapego para el crecimiento interior,
el egoísmo conduce a caminos errados"

"Solo las personas fuertes y de buen corazón logran alcanzar nobles ideales"

Sensei Akamine


"KUMITE" (COMBATE LIBRE) TRADICIONAL

Mi verdadero enemigo esta dentro de mi y lo tengo al frente...


En Dojo Sanchin la práctica de Kumite no es un fin en si mismo sino que un medio. Un medio a través del cual la persona despierta su espíritu guerrero, se fortalece, se recupera, cultiva el equilibrio interior y la armonía con la naturaleza. La práctica de Kumite o combate en nuestra escuela es de carácter "Jiu Kumite, combate libre". De esta manera el Combate Libre Tradicional no es una competencia, no es por puntos ni hay ganador ni perdedor alguno. El practicar el combate así (libre) nos ofrece muchas posibilidades de entrenamiento. Es una práctica que debe ser de muchísimo auto-control, el cual mas tarde se internaliza progresivamente en la personalidad. El Jiu Kumite en nuestra escuela busca ser practicado con el mismo espíritu que se practica Zazen (meditación Zen sentado), esto es con espíritu Mushutoku (sin búsqueda de provecho ni rechazo). Así, con desapego, aguerrido pero fraterno, sin dañar a nadie, sin protecciones, sin puntos, sin ganadores, sin perdedores, sin reglamento y sin tiempo, la práctica de combate libre tradicional despierta en nosotros el espíritu primario, básico, natural del ser humano: El espíritu guerrero. Este espíritu primario es nuestro guerrero interior, el cual está en estrecha comunión con la naturaleza y con la vida espiritual. El compañero entonces no es alguien a quien vencer ni destruir para sentirme más seguro, más fuerte o para engrandecer mi ego (al contrario), es alguien a quien necesito para aprender y progresar. Alguien que me enseña, me ayuda, me enrostra mi yo, mis debilidades y fortalezas. Mi compañero de combate no es mi enemigo, al contrario, es mi camarada y hermano en el camino del despertar a quien le debo profundo respeto, agradecimiento y cuidado de no dañar durante mis prácticas. Así, en nuestro Dojo el combate de Karate-Do Libre es una excelente práctica Zen del “aquí y ahora”. Si tu mente está en otra parte tu compañero de práctica te lo recuerda inmediatamente.

En el combate tradicional al igual que en Zazen se debe estar alerta y relajado, con la mente-cuerpo absolutamente “aquí”, “centrado”. Postura, respiración y mente son una sola y solo existe “este instante”, nada mas... absolutamente “aquí”, absolutamente “ahora”...

De esta forma, la práctica de Kumite en Dojo Sanchin es entonces una práctica que apunta no solo a la lucha física para defenderse de eventuales ataques, sino que principalmente para a través de un trabajo interno, despertar y templar nuestro espíritu original, para lograr el objetivo final de hacer de este espíritu el guerrero, en donde (tal cual apunta el Zen) la acción “justa” es “intuitiva” y sucede en ausencia de “yo”, ego y pensamiento consciente (Mushin).

Así, el Combate libre en nuestro Dojo es una práctica muy importante en el camino interior.Esto debe hacerse (insisto) con mucho control y siempre cuidando fraternalmente a los compañeros de práctica.

"El arquero que dispara su flecha libre de propósito da en el blanco sin buscarlo, el arquero que dispara su flecha buscando un merito o una medalla tiene dos blancos y por eso no acierta en ninguno" (Cuento Zen)


EL VERDADERO ENEMIGO


¿Y dónde está el enemigo ? La verdad es que en esencia no hay enemigo alguno...Los seres humanos no somos enemigos unos de otros, somos seres unificados, hermanados, complementarios, que debemos ayudarnos mutuamente. Todos somos Uno, por esto no debemos buscar vencer al otro (no es una competencia), mucho menos someter a otra persona, todos somos espejos unos de otros, aprendemos unos de otros. De existir algún enemigo este estaría dentro de nosotros mismos.

Por ejemplo, el Budismo Zen enseña que todos los seres estamos naturalmente inter- relacionados entre si y con el Todo. Así, lo que tu "eres y haces" afecta al "otro" y lo que el "otro" "es y hace" te afecta a ti inevitablemente y de manera total. Por eso para progresar la única manera es "con todos" (Budismo Zen Mahāyāna). De la misma forma no hay mejor defensa personal en la vida que limpiar el Karma personal (Ley universal de Causa y Efecto).

La verdad es que en un combate tu compañero/adversario es un verdadero espejo que refleja todos tus “yoes” y así tu verdadero enemigo no está afuera, está dentro de ti y lo tienes al frente...De la misma manera, tu verdadero amigo, tu mejor maestro, tu más importante ayuda y fuerza está igualmente dentro de ti mismo: "TU ESPIRITU". En Dojo Sanchin, tus profesores y tus compañeros de práctica te ayudarán a reconocerlo...

Para mi estos son verdaderos combates que vale la pena luchar en esta vida y a los cuales hay que entrar con la determinación de un guerrero y con el corazón en paz. Solo así tendremos el valor de reconocer y luego el coraje para cortar de raíz y sin auto-compasión una a una las hipnóticas mil cabezas del monstruo de las mentiras (el ego) y acceder así a una vida más espiritual en armonía con la naturaleza.

En Dojo Sanchin, este es el verdadero combate y camino del guerrero...


DEL CONFLICTO A LA PAZ.


Así, en Dojo Sanchin se enseña que en esencia no hay combate, kumite o "conflicto" afuera de uno mismo. Personalmente pienso que este es el profundo significado de la palabra "Budo" (Camino Marcial). Los Kanjis con que se escribe Budo simbolizan el "detener la lanza" (La palma que detiene al puño) o en otras palabras "detener o trascender el conflicto, la batalla”, y este conflicto a trascender, a mi entender es "interno". En mi experiencia, llegar a comprender y vivenciar esto es de real importancia y un gran avance en el camino del Karate-Do:

"Los conflictos con los demás no son mas que el reflejo de nuestros propios conflictos internos".

La paz interior y exterior es el resultado de trascender el conflicto interior, consigo mismo (Budo). Así, no hay enemigo afuera, no hay "yo" ni "tu", "tu" ni "yo". Todo y todos somos UNO. Nadie le esta haciendo nada a ninguna persona, mucho menos a un guerrero.

No entrenes solo tu cuerpo, este envejece, enferma y muere. Entrena tu espíritu y cuerpo como uno solo, es el espíritu el que debe ser finalmente tocado, despertado, esto es Karate-Do de Tradición Pura. En definitiva la capacidad de dar o recibir golpes o palizas no te hace un guerrero... Los antiguos maestros ya hablaron con sabiduría:

"El que vence a otros es fuerte, pero solo el que se vence a si mismo es poderoso".

Laotse


EL KATA TRADICIONAL

Así como es adentro es afuera, y así como es afuera es adentro...

El Kybalion.


En nuestra escuela al igual que con el Kumite, el Kata no es un fin en si mismo, si no que un medio. Es un medio a través del cual el karateka recupera la armonía interior con la naturaleza, se fortalece y se desarrolla integralmente. Esto es posible por el completo sistema de enseñanza/aprendizaje del Karate-Do Tradicional del maestro Akamine en donde se entrenan en armonía con las leyes de la naturaleza, patrones de movimiento de complejidad ascendente. Esto va permitiendo al Karateka despertar su espíritu al tiempo que conecta y estimula áreas cerebrales y sinapsis neuronales no despiertas ni estimuladas habitualmente (psicomotricidad). La práctica de Kata debe ser de manera consciente, constante y diaria. Esto debe ser así pues entendemos que el aprendizaje de un Kata (forma) de Sensei Akamine se hace "de afuera hacia dentro" y su ejecución "de adentro hacia fuera".

El perfeccionamiento de Katas requiere de una repetición metódica, constante, profunda y de muchos años. El Kata es una secuencia esquemática, compleja y preestablecida de movimientos que fue desarrollada muchos años atrás por sabios maestros. Los Katas o "Formas" trasmiten las técnicas, filosofía, espíritu y secretos de una escuela. Hay algunas escuelas que enfatizan ciertos aspectos a través de la práctica de ciertos Katas y otras escuelas enfatizan otros aspectos a través de la práctica de otros Katas.

En Dojo Sanchin entendemos que el maestro Akamine definió para su escuela dieciséis (16) katas. Decía que un Karateka de su escuela Kenshin que supiera bien estos 16 Katas estaría completo, y que no necesitaba aprender otros katas. Que era mejor saber algo en profundidad que muchas cosas a medias.

Estos 16 Katas están clara y explícitamente representados en los 16 rallos dorados que nacen desde el centro de la insignia Kenshin del maestro Akamine, en donde cada uno de estos 16 rallos dorados representa a cada uno de los 16 Katas. Por esto, en Dojo Sanchin se practican y enfatizan solo estos 16 Katas en el mismo orden y secuencia que entendemos fue estipulado originalmente por el maestro Akamine.

Lista de Katas en orden de enseñanza y práctica tradicional en Dojo Sanchin:

Uke Godan. Enpi Godan, Te-Gatana Godan. Teisho Godan, Tsuki Godan. Gekisai Shodan. Gekisai Nidan. Kansha. Saifa. Sanchin. Seonchin. Ryufa. Seipai. Tensho. PangainoonSeisan. Kenshin Ryu.

En mi opinión, el maestro Akamine definió con la sabiduría que también poseía en relación a "Kaite" (Ciencia de los números, influencia de los nombres, cinco elementos, ciclos de la naturaleza, simbología, etc.) no solo el numero de Katas para su escuela Kenshin, si no que cuáles Katas serían, el número de movimientos de cada uno, sus aplicaciones respectivas y el orden de aprendizaje y práctica necesario para entregar una consecuencia y resonancia sobre las personas y escuelas sabido y aconsejado por él.

De la misma manera en Dojo Sanchin entendemos que, la ejecución de Kata no busca ganar a ninguna persona. Por el contrario, al igual que en toda la práctica se intenta acceder a una práctica con espíritu Mushutoku (sin búsqueda de provecho ni rechazo), "limpia", libre de "ego", que permita aflorar y hacer fluir naturalmente la energía vital (Ki) entendiendo al Kata como un "medio". Así cada practicante realiza su práctica de Kata de la mejor manera posible para el o ella. De esta manera no hay personas que realicen un Kata mejor que otros, no es una competencia, sencillamente no podría serlo (Kata no es una competencia, es una experiencia).

La experiencia de Kata es quizás la práctica que encierra más misterios, secretos y misticismo dentro del Karate-Do. Según se dice, en algunos casos no fueron los maestros de Karate quienes crearon los Katas observando la naturaleza, sino que a la inversa, habría sido la naturaleza quien inspiró a algunos maestros escogidos y guiados por Kamis y Tengus (espíritus/deidades/energías de la naturaleza del Shinto Japonés). Por ejemplo, se dice que nuestro maestro Seiichi Yoshitaka Akamine decía que él había tenido muy buenos, respetados y queridísimos maestros humanos y que una de las mas importantes inspiraciones de su Karate-Do había sido su Tengu...

Así, en mi experiencia, las Formas o Katas que enseñó el maestro Akamine entregan la posibilidad de "vivenciar un espíritu de práctica que está impregnado en la forma original del Kata" (La forma es el vacío, el vacío es la forma nos recuerda el Zen), he ahí la razón de la importancia de no cambiar los Katas tradicionales. A mi entender, la importancia de mantener la práctica, técnica y entrenamientos originales esta en mantener la misma posibilidad de experimentar lo que experimentaron los maestros creadores del arte y alcanzar la conciencia que ellos alcanzaron y recomendaron. Mantener la practica original sin alterar las enseñanzas, ni cambiar sus técnicas es mantener viva la posibilidad de que otros alcancen la realización que ellos alcanzaron. No es lo mismo practicar cualquier Kata, no es lo mismo hacer Karate deportivo o Karate-Do Tradicional, no es lo mismo seguir cualquier maestro...

Por otra parte, a veces cuando se practican o ejecutan estos 16 Katas de manera limpia y pura puede parecer curioso para el karateka que desconoce este tipo de entrenamiento. Por ejemplo, el Kiai o "grito" del Karateka que literalmente significa: "unión de espíritu/energía", en nuestras prácticas, no se ejecuta de manera mecánica, preestablecida ni estandarizada. Éste no se fuerza, no se busca ni se rechaza, solo sucede... Sucede y brota desde lo más profundo de sí de la misma manera en que a un árbol le sucede y brota su flor en primavera, de manera natural... Así, el Kiai podría suceder en cualquier movimiento del Kata, o incluso no suceder en absoluto. De la misma manera, en practicantes muy antiguos (décadas) el espíritu que impregna y aflora en la práctica de estos 16 Katas podría hacer incluso que la ejecución o forma suceda a veces de manera un tanto diferente a la preestablecida ya que el Kata, como decía anteriormente, se aprende de afuera hacia adentro pero nace y se ejecuta desde adentro hacia afuera. En esencia el Kata es "interno", inspirado espiritualmente. Por esto en las prácticas muy avanzadas de Kata se debe permitir que finalmente este se manifieste y fluya libremente en un Kata libre, lleno de "no-hacer", o “hacer- sin-intención” (Mushutoku), vivenciando en esencia el mismo espíritu natural, original, primario que en el "combate libre".

Todo esto requeriría sí de una práctica de años y años de Karate-Do Tradicional (nunca competitivo), profunda y constante donde la "forma" del Kata debe nacer desde la forma más cercana posible a la enseñada originalmente por Sensei Akamine y llegar a estar "vacía" del "ego" del que ejecuta. Entonces, el Kata podría llegar a trasmitir su espíritu, su esencia o "vacuidad" y llegar a ser no solamente "aprendido", sino que finalmente "aprehendido", es decir "asido, concebido sin juicio, negación ni afirmación".


RETORNO AL ORIGEN


Considero por todo lo anteriormente expresado muy importante entonces retomar y salvaguardar siempre los conocimientos y prácticas Tradicionales originales, sin alterarlas ni cambiarlas de acuerdo a criterios, creencias o preferencias personales. Creo que debemos responsablemente buscarlas, estudiarlas y mantenerlas, ojala intactas en beneficio de las generaciones que nos seguirán, especialmente las que seguirán las enseñanzas del maestro Akamine. Creo que a diferencia del conocimiento científico Occidental que aumenta con el paso del tiempo, el conocimiento espiritual Oriental impregnado en el Karate-Do del maestro Akamine se encuentra en el pasado de nuestro Arte Marcial y no en su futuro. Por esto el “Kara”, el “Te” y el "Do" del Kenshin debe ser cuidado y respetado para que mantenga siempre la frescura y el aroma original impregnado por el maestro Akamine en éste.

(Mushin / no-mente)

...

Por Álvaro Bustamante Escayol
Profesor de Ed. Física - Universidad de Chile
Profesor de Dojo Sanchin - Kenshin-Karate-Do.
Santiago de Chile, Octubre 2011